Las minas de sal de Wieliczka otra de las grandes sorpresas que nos tenía preparada Cracovia. Declaradas Patrimonio de la Humanidad,  son sin duda una experiencia imprescindible. Se encuentran muy cerca a 15 Kmts de la ciudad desde donde salen visitas organizadas que recomendamos reservar con tiempo.

Es una de las minas de sal activas más antiguas del mundo, hoy en día siguen produciendo sal de mesa. Alcanzan una profundidad de 327 metros y aunque superan los 300 kmts, sólo se pueden recorrer 3,5  Kmts. que contienen espacios diseñados por los mineros durante toda su historia tan increíbles como la capilla de Santa Kinga, una de las zonas que nos pareció más espectacular. Toda esculpida en sal desde su suelo hasta imágenes en sus paredes tan impresionantes como la última cena, incluso los cristales de los candelabros están hechos de sal, imprescindible darle un tiempo a esta sala para admirar el trabajo de estos mineros convertidos en artistas y dedicados a la mina en cuerpo y alma.

Antes de conocer la mina nos era difícil imaginar sus grandes dimensiones tanto por su longitud como por su amplitud y su altura, largas escaleras de madera nos llevan a más de 20 salas decoradas con personajes míticos, recreaciones de los trabajos de los mineros, lagos subterráneos, picos y palas de la época, y esculturas y bajorrelieves realizados por los mineros con bloques de sal. En el recorrido nos vamos encontrando exposiciones que ilustran la historia de la minería de la sal. Una experiencia única y como decíamos en el título creemos que totalmente imprescindible y recomendable.

 

https://www.kopalnia.pl/files/zwiedzanie/trasa_turystyczna/galeria_strona_glowna/kopalnia_soli_wieliczka_trasa_turystyczna_galeria_strona_glowna_03.jpg

Cracovia minas de sal 1 cracovia minas de sal 2 cracovia minas de sal 3 Cracovia minas de sal 4 Cracovia minas de sal 5 Cracovia minas de sal 8

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Iban junio 13, 2016 Consejos no responses

Market Square o plaza del mercado de Cracovia, en el centro de la ciudad, es la plaza  medieval más grande de Europa. Rodeada por casas burguesas y palacios la plaza es el principal punto de reunión de los ciudadanos y turistas de Cracovia, siempre está animada, no tenemos que olvidar que su centro histórico es Patrimonio de la Humanidad. En el edificio del antiguo mercado nos encontramos con numerosos puestecillos de artesanía del país muy interesantes por sus trabajos y por los precios. Mucha artesanía en madera, preciosos juegos de ajedrez en diferentes estilos, cajitas decoradas, utensilios de cocina muy originales también en madera, prendas de piel y muchas piezas de ambar.

Dedicarle a la plaza un tiempo para pasear, sentarse en una de la terrazas a tomar unas cervezas, (de las mejores que nunca hemos probado) y disfrutar de las vistas con las casas medievales que la rodean, la Basílica de Santa María ocupando un sitio destacado y los carruajes esperando a los que se animan a dar un paseo por los alrededores, es algo imprescindible y que recomendamos. Llama la atención los decorados tanto de los carruajes y  de los caballos como de las conductoras que normalmente son mujeres y visten ropas de época. Entretenerse en los puestecillos del mercado es una delicia pero cuando llega la noche la plaza se llena de una magia especial, las terrazas aparecen iluminadas con una luz tenue y a pesar de que pueden estar bastante llenas sólo un murmullo nos recuerda que estamos rodeados de gente. Imprescindible cena a la luz de las velas en una de estas terrazas.

En las calles que dan a la plaza, locales medio escondidos, «refugios» con una increíble decoración, muchos de ellos en sótanos o pasadizos, nos sorprenden con íntimos espectáculos de jazz, rodeados por un ambiente donde hay que dejarse llevar por la música y cerrar los ojos entre sorbos de algún cocktel o cerveza mientras cabeza, pies y manos siguen el ritmo. Estar rodeados de gente en ese momento compartiendo mismas sensaciones «une mucho», físicamente porque los sitios son pequeños y mentalmente por estar compartiendo una sensación tan especial que creemos es una experiencia imprescindible en las noches de Cracovia. Los precios están por los 5 € por persona como máximo, dependiendo de la hora de entrada y de lo que quede de espectáculo y las copas precios muy razonables, no olvidemos que es un país muy, muy asequible para los españoles.

Captura de pantalla 2016-05-31 a las 16.11.26img_20160404_132008-01.jpegimg_20160404_115515-01.jpegimg_20160404_115440.jpgimg_20160404_115607.jpgimg_20160404_115454-01.jpegCaptura de pantalla 2016-05-31 a las 16.08.42

Cracovia jazz Captura de pantalla 2016-05-31 a las 15.56.49

Iban mayo 31, 2016 Consejos no responses

Nuestro primer viaje a la llamada Europa del Este y nos ha sorprendido a todos muchísimo.

Polonia, por su situación geográfica ha sufrido muchas ocupaciones. Todas han dejado alguna huella en el arte, cultura, gastronomía...Es un país con una historia apasionante. Desde hace 4 años, Cracovia recibe muchos turistas escandinavos y ahora es también destino para otros europeos y resto del mundo. En la actualidad tenemos vuelos directos desde el aeropuerto de Alicante-Elche con una duración de 3 horas, lo que nos permite poder hacer una escapada para conocer esta enigmática ciudad de forma muy cómoda. Su aeropuerto ahora mismo es muy pequeño, pero está en construcción uno mucho mayor.
 
El 20 % de su población son estudiantes y el número de personas que habla español es muy elevado. Les interesa mucho nuestra cultura. Tienen una gran tradición musical y eso se nota en las calles, restaurantes, iglesias, sinagogas…

wpid-snapseed-03.jpeg
 
Lo primero que llama nuestra atención al llegar es la limpieza y el orden. Después de un día allí también la seguridad y los precios. Para nosotros es muy barato dormir, comer, beber y movernos por allí.

Aunque entró en la Comunidad Europea en el 2004 , sigue manteniendo su moneda, el Zloty, y por 1 (25 céntimos aprox) podemos comer algo típico (Zapiekanki -legendaria comida rápida del barrio judío – media baguete con queso, champiñones y otros ingredientes a elegir).

wpid-snapseed-08.jpeg
 
También descubrimos algo que nos hizo el viaje muchísimo más interesante, la fundación Free walking tour. Son guias locales profesionales que  quieren a acercar a los visitantes a su arte, historia y gastronomia. Como el nombre indica, son gratuitos y las rutas se hacen andando. Lo mejor, los hacen en inglés y en español. En Polaco nos sería muy difícil seguirles. Al final de la visita la gente hace donaciones, pero es totalmente voluntario. Nosotros hicimos con ellos centro histórico de Cracovia, Cracovia judía, Cracovia macabra y comida de Cracovia. No somos muy aficionados a ir con guia, nos gusta mucho ir a nuestro aire, pero en este caso fue la mejor elección. Lo recomiendo y además seguiré utilizando sus servicios en los destinos que sea posible.

wpid-snapseed-07.jpeg

wpid-snapseed-04.jpeg

wpid-snapseed-05.jpeg

wpid-snapseed-12.jpeg
 
Después de estas rutas nos dedicamos a callejear por la plaza del mercado, la plaza medieval más grande de Europa. Está llena de vida, puedes recorrer los puestos, escuchar música en directo y comer algo típico. También recorrimos Kazimierz, el barrio judío. Es un buen sitio para pasear, visitar el cementerio, sinagogas y comer. Está lleno de restaurantes con comida típica, música en directo y un ambiente muy acogedor. Nosotros tuvimos la suerte de dormir allí y la experiencia fue muy positiva. Se tarda 15 minutos en ir andando a la plaza del mercado y zona histórica, y en tranvía son dos paradas. Aun en estas zonas, aunque son muy turísticas, se come a un precio más que razonable.

wpid-snapseed-09.jpeg

wpid-snapseed-11.jpegwpid-snapseed-06.jpeg
 
Una visita dura, pero para mi obligatoria, fue la de Auschwitz y Birkenau. Fuimos por nuestra cuenta, pero se puede contratar un tour. Está a una hora y media de Cracovia. Los sentimientos te golpean y las lágrimas son difíciles de contener, pero forman parte de nuestra historia más reciente y es una realidad a la que no se debe dar la espalda.

wpid-snapseed-10.jpeg

eva 1
 
Como curiosidad, no vimos musulmanes y gente de color. Son un pueblo muy acogedor con los turistas y nos tratan muy bien, pero no son muy abiertos para los emigrantes de otras razas o religiones. Tienen mucho miedo a lo desconocido…y no es de extrañar, han sufrido muchísimo.

Si vas a viajar a Cracovia y tienes alguna duda estaré encantada de ayudarte.

….preparando la próxima escapada…

Eva Verdejo.

eva 2

 

 

Iban septiembre 28, 2015 Consejos 2 responses